Saltar al contenido

Mostrando los 8 resultados

Parece probado que el cristal se descubrió por azar en Mesopotamia hacia el 2000 a.C.. El hallazgo tendría lugar cuando se calentaba una mezcla de arena de sílice y un álcali como la sosa o potasa: la mezcla, fundida, se licuaba formando el vidrio tras solidificase.